Cuando un emprendedor comienza con su idea de negocio, debe saber a los cuatro posibles impuestos a los que se enfrentan. Estos cuatros impuestos son: el IAE, el IRPF, el IVA y el impuesto de Sociedades, si el emprendedor se llega a constituir como un tipo de sociedad mercantil. Este tipo de servicio de asesoramiento debe llevarlo a cabo una asesoria fiscal emprendedores.

El servicio de asesoria fiscal emprendedores va destinado a asesorar en materia de impuestos cuando el autonomo decida ponerse por su cuenta.

Cuando hablamos del IAE, estamos hablando del impuesto de actividades económicas, es decir, aquel tributo que grava todas las actividades profesionales o mercantiles por cuenta propia y obtenida a tráves de unos medios de producción, con el objetivo de participar en la distribución de bienes y servicios.

Su contenido se divide en tres categorías principales de actividades:profesionales, empresariales y artisticas. Como actividad profesional, podemos indicar que corresponden a las actividades ejercitadas por entidades o personas físicas., además de la ganadera independiente. Como actividades artísticas, podemos destacar actividades de teatro, cine, circo, baile, música, etc. Y las actividades empresariales serían aquellas donde se produce una adquisición de bienes o entrega de bienes y servicios. Estas cuestiones debe resolverlo una asesoria fiscal emprendedores.

Sin embargo, cuando hablamos del IRPF, implican las rentas procedentes de trabajo personal y las rentas de capital conjuntamente. En la ley del impuesto del IRPF, se destacan varios tipos de actividades: de fabricación, comercio, prestación de servicios y las extractivas. Cuando hablamos de la actividad arrendamiento de inmuebles, ésta será integrada en el IRPF cuando  para el desarrollo de la actividad hay un local destinado para la misma y exista un empleado.

Cuando nos referimos al IVA, son actividades económicas las que ordenan por cuenta propia los medios de producción con el próposito de intervenir en la distribución de bienes y servicios. Con respecto a este impuesto, es muy importante que las actividades económicas se produzcan con cierta regularidad.

Este impuesto también hace una clasificación de actividades: comerciales, industriales, agrarias, servicios y actividades artísticas.

En cambio, cuando hablamos del impuesto de Sociedades, nos referimos al tributo que grava el beneficio de las empresas. Este impuesto sólo lo tienen que tener en cuenta aquellos autonomos que se constituyan como forma societaria mercantil, es decir, sociedades limitadas, sociedades anónimas, sociedades de responsabilidad limitada , etc.

Este impuesto tiene en cuenta actividades relacionadas con la adquisición de bienes o entregas de bienes y servicios. Solamente se liquida una vez al año y la presentación del mismo debe realizarse dentro de los 6 primeros meses del año posterior al ejercicio del cierre y dentro de los 25 dias del séptimo mes. Por ejemplo, la liquidación del impuesto de sociedades de 2015, se hará la presentación ante Hacienda hasta el 25 de Julio del año 2016.

El tipo de porcentaje actual se sitúa en el 25%, gracias a la reforma fiscal reciente establecida por el Gobierno de España.

Para cualquier duda con el tema de impuestos, no duden en rellenar el siguiente formulario. Le atenderemos los más breve posible. Estamos a su entera disposición. Aserline ofrece un servicio de asesoría fiscal emprendedores para todos aquellos que lo necesiten.

 

Si te gusta, compartelo....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn