Cuando una persona trabaja como profesional independiente, es decir, trata de ser autónomo, y a la hora de solicitar la prestación de desempleo se la deniegan, existen algunas razones por las cuales ocurre esto a menudo.

Aquí te vamos a explicar las razones más comunes por las que la Seguridad Social rechaza tales solicitudes.

  • La primera de ellas es que el ser autónomo es ejercer una actividad voluntaria. Cuando la persona deja de ejercer dicha actividad, se produce un cese en la misma. Por tanto, no es desempleo sino cese de actividad.
  • La segunda es que atribución de la prestación de desempleo no está en manos del SEPE-Servicio Público de Empleo-, sino de mutualidades de accidentes de trabajo. Los requisitos para acceder a tales prestaciones son, en la gran mayoría de los casos, inaccesibles para los autónomos. El motivo principal porque ocurre esto es porque no llevan una contabilidad como una sociedad o bien se encuentran en módulos y es muy difícil acreditar dichas pérdidas.
  • La tercera de ellas es que el autónomo debe de estar dado de alta en la Seguridad Social y estar al corriente del pago de las cuotas. Por otra parte, no debe de haber cumplido los 65 años para jubilarse y además debe de haber cotizado un mínimo de 12 meses. Cuando un trabajador hubiese cotizado un año pero vuelve a ejercer otra vez de nuevo como autónomo, no tiene derecho a la prestación de desempleo.
  • La cuarta de ellas es que el cese de actividad debe establecerse por pérdidas, licencia o fuerza mayor. Estás pérdidas deben estar justificadas y sólo tendrán derecho a la prestación aquellas pérdidas que sean el 10% de su negocio.
  • La quinta de ellas se refiere a los trabajadores autónomos que hayan tenido empleados a su cargo. Antes del cierre de su negocio, debe de haber cumplido con las obligaciones y requisitos en relación a la legislación laboral.

Estas son las razones más comunes por la cuales las prestaciones de desempleo para autónomos son rechazadas. También conviene recordar que cuando un trabajador por cuenta ajena que quiera ser autónomo y necesite solicitar la prestación de desempleo y capitalizar el paro, hay diferentes alternativas a dichas solicitudes:

  1. En un sólo pago único que se justifique como inversión inicial de un negocio con un límite del 60% de la prestación total. Para los hombres menores de 30 años y la mujeres menores de 35 años, pueden recibir el 100% de la prestación
  2. Se puede solicitar solo la cantidad que se justifique como inversión inicial.
  3. También se puede solicitar el importe de la prestación para cubrir el importe de las cuotas a la Seguridad Social.

Esperamos que este artículo haya sido de interés para nuestros lectores. Cualquier duda o consulta, lo pueden escribir en el siguiente formulario.

Un saludo a todos.

 

Si te gusta, compartelo....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn