Cuando llega el cierre del ejercicio, las pymes y grandes empresas tienen la obligación de entregar la Administración Pública una serie de documentos. Estos documentos comprenden el Balance, la Cuenta de pérdidas y ganancias, la memoria, el Estado de cambios en el Patrimonio Neto y el Estado de Flujos de Efectivo.

Todos estos documentos forman una única unidad, si bien entre ellos existen diferencias. Por ejemplo, El Estado de flujos de efectivo no es obligatorio si hay una disposición legal que lo determine así; las cuentas anuales son obligatorias y deben estar perfectamente redactas con claridad y cumpliendo con la imagen fiel de la empresa, de la situación financiera y de los resultados de la empresa.

Es por ello que en la operaciones de contabilización se priorizará la realidad económica y no solo la forma jurídica. Todos estos trámites antes mencionados, se llevarán a cabo, tanto a nivel interno de la empresa como de cara a terceros cuando exista información de interés.

Las empresas que estén obligadas a llevar su contabilidad conforme al Código de Comercio, deberán elaborar un libro Diario y un libro de Inventarios y de Cuentas Anuales con el balance inicial detallado, el balance de sumas y saldos, el inventario de cierre de ejercicio y las cuentas anuales de la empresa.

Además hay que tener en cuenta que, según lo establecido en el artículo 253 de la Ley de Sociedades de Capital, es obligatorio elaborar un informe de gestión que tendrá que ser aprobado por todos los socios de la empresa. Del mismo modo, también existen obligaciones fiscales de carácter obligatorio.

Si los administradores deciden repartir beneficios en forma de dividendos, se produciría un pago de rendimientos sujetos a retención a cuenta del IRPF. Por ello, la ley establece la obligación de emitir certificados de retenciones, por lo que el obligado expone los importes íntegros, los rendimientos sujetos y de los conceptos practicados al receptor de dichas rentas.

También, las entidades en el régimen de atribución de rentas quedan están obligados a presentar el modelo 184 con las retenciones practicadas a cada miembro de la entidad.

Y no hay que olvidar, que existe la obligación de liquidar y presentar el modelo 347, reflejando así las operaciones realizadas con terceros a partir de 3005, 07€.

Esperamos que este nuevo post de gestión pymes haya sido de vuestro agrado. Como siempre, pódeis comentar cualquier duda al respecto o bien hacer algún comentario o aclaración sobre ddicho tema.

Un saludo a todos.

Si te gusta, compartelo....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn