Conforme se va acercando la fecha del inicio del período de declaración renta 2015, siempre nos surgen dudas a cerca de los posibles gastos que ha originado el autónomo en su ejercicio fiscal.

Para este año, la declaración renta 2015, se han fijado una serie de gastos conforme a lo que dicta la Agencia Tributaria para el caso de que la persona física sea un autónomo y ejerza una actividad profesional.

A continuación, vamos a detallar las siguientes partidas de gastos deducibles.

  • En primer lugar, los pagos a la Seguridad Social. Si el autónomo tiene trabajadores a su cargo, podrá deducirse las cuotas que paga a la Seguridad Social por ellos. Si estos trabajadores estuvieran dados de alta a tráves de una mutua de previsión social, sólo podrá deducirse la mitad de las cuotas.
  • Cuando el autónomo pague a sus trabajadores en concepto de sueldos y salarios, dietas, gastos de alojamiento, premios, indemnizaciones y retribuciones en especie, también se podra deducir el 100% de todas estas cantidades.
  • Cuando el autónomo, tenga gastos de notarios, abogados o asesores o cualquier servicio profesional similar, también podrá deducirse dichas cuotas en su declaración renta 2015.
  • También podrá deducirse aquellos gastos originados por el arrendamiento de un local de negocio para la realización de las actividades. Las cuotas de leasing también podrá deducirse, siempre y cuando dichas cuotas no se destinen a terrenos, solares o activos no amortizables.
  • Es posible incluir como gasto deducible los destinados formación, seguros de salud, contribuciones a planes de pensiones o planes de previsión social.
  • Cuando el autonomo incurra en gastos en mantenimiento, repuestos y adaptación de bienes materiales, se podrá deducir esos gastos, siempre que no sean inversiones para un activo amortizable.
  • Los gastos en materia primas, compra de mercaderías, embalajes, envases, combustibles y material de oficina, también serán deducibles en la declaración renta 2015.
  • Cuando el autonomo tenga gastos de investigación y desarrollo, en publicidad, servicios bancarios, agua, telefonia, electricidad y transportes, también serán deducibles dichos gastos.
  • Los gastos financieros generados por el pago de intereses de créditos y préstamos, los intereses generados de demora por los aplazamientos en la Agencia Tributaria, así como los recargos originados por la presentación de un impuesto también será deducibles en la declaración renta 2015.
  • También serán deducibles los gastos de amortización del inmovilizado.
  • Los gastos por pérdidas de deterioro del valor de elementos patrimoniales serán deducibles en la declaración renta 2015.
  • Los gastos de díficil justificación serán deducibles con un límite de 2000€ en los casos de autonomos en estimación directa.
  • Los autonomos que tributen por el régimen de estimación directa normal, se podrán deducir las provisiones de facturas no cobradas.

También hay que destacar, que este nuevo año, la Agencia Tributaria ha puesto en marcha un nuevo programa para realizar la declaración renta 2015. Este programa se llama Renta Web y sólo estan destinados para aquellas personas físicas que no sean autónomos. Para que los autonomos puedan realizar su declaración, también estará disponible el programa PADRE como todos los años.

Cualquier aclaración o consulta, no duden en rellenar el siguiente formulario. Le atenderemos lo más breve posible.

Si te gusta, compartelo....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn