Cuand una persona física empieza con su idea de negocio, es importanter una previsión de los gastos e ingresos que se van a generar a corto, medio y largo plazo. También es bueno tener una planificación fiscal, pues uno de los mayores importes a pagar en un negocio suelen ser los impuestos. Tras los último que hemos tenido una subida del IVA al igual que el IRPF, todos los autonomos se habían visto obligados a solicitar un aplazamientos de  impuestos. Y eso existía asi hasta hace poco tiempo. Con el Real Decreto 3/2016, se eliminó esta posibilidad con respecto a los pagos fraccionado del Impuesto de Sociedades y el impuesto del IVA.

Actualmente, ya se pueden volver a tramitar dichos aplazamientos de impuestos. Es evidente que un autónomo tiene una carga tributaria muy fuerte aquí en España. Y por ello, es lógico que sigan existiendo esas medidas yaque el no poder soportar los pagos de impuestos, los negocios pueden irse a la quiebra. Hay que tener en cuenta que la Agencia Tributaria, si no presentas los impuestos y no pagas en su debido plazo, puede acarrerar sanciones que podrían llegar a ser importantes de cara al negocio.

Si queremos que los negocios existan, es necesario que se fomenten estas medidas. En España, uno de los sectores principales que hacen crecer nuestra economía son los autónomos. Personas que se ponen por su cuenta y comienzan a emprender y, por ello, se hacen necesarias medidas que fomenten el autoempleo y que generen a la vez estabilidad ecónomica en un país.

Una de las medidas que ya entraron en vigor en el año 2015 fue que las solicitudes de aplazamientos por importe igual o inferior a 30.000€, no era necesario presentar garantías de pago y seguían un proceso más automatizado. Sin embargo,  cuando el importe es superior a 30.000€ sí que es necesario aportar dichas garantías de pago y estas solicitudes seguiran un procedimiento distinto al anterior.

Para el caso de los autonomos, en el impuesto de Sociedades no les afecta, pero sí para los impuestos del IVA e IRPF de las solicitudes de aplazamientos de impuestos. En estos casos, existen condiciones de deuda para ellos. Son las siguientes:

  • Si la deuda es superior a 30.000€, se podrán conceder los aplazamientos de impuestos sin garantías y hasta un plazo máximo de 36 mensualidades. Si el autonómo solicita un plazo inferior, será el plazo fijado por el mismo. Si en estos aplazamientos de impuestos es por el IVA, habrá que acreditar que dichas cuotas repercutidas, no hayan sido cobradas.
  • Si la deuda es inferior a 30.000€, se podrán igualmente conceder los aplazamientos pero con un plazo máximo de 12 mensualidades, salvo que el autónomo hay solicitado otro plazo. Estas solicitudes serán siempre mensuales y se seguirán tramitando por un proceso automatizado.

Estas dos medidas anteriormente comentadas son las nuevas medidas establecidas para los aplazamientos de impuestos de los autónomos. Si tiene alguna duda sobre dichas medidas, pueden dejar un comentario en el siguiente formulario.

Un saludo

Si te gusta, compartelo....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn